La tierra del peregrinaje: religioso o el de los amantes del marisco. Galicia es la región donde el mar toma el principal protagonismo de su gastronomía. Ostras, percebes, vieiras, pulpos…hacen las delicias de todo aquel que saborea el marisco en esta tierra, su cuna. El mejillón es el único molusco con denominación de origen, y lo podemos encontrar en diversos platos y preparaciones, como la empanada gallega.

Hay otros frutos del mar característicos como las zamburiñas, los berberechos, las xoubas o la lamprea. El guiso más conocido es la calderaida, famoso caldo marinero de peces que varían de tamaño según la zona donde se elabora, no se puede olvidar el cocido de Lalín en Pontevedra. Es frecuente encontrar platos cocinados con patatas, pimentón, cerdo y grelos. El cerdo de la raza celta está presente en los pucheros principalmente en forma de tocino o chorizo. La ternera gallega es reconocida por su calidad y su leche permite la elaboración de quesos siendo tan destacado el de tetilla.

La huerta gallega es impresionantemente amplia y encontramos un tipo de ciruela para muchos desconocida: mirabel. Las castañas se utilizan para muchos postres y como aderezamiento para guisos. Nada mejor para terminar un banquete que un trocito de tarta de Santiago y un chupito de Orujo. Si este banquete se da en la noche mejor terminarlo con una mística Queimada, pero eso sí asegúrese de realizar el conjuro correctamente.