Gastronomía de Aragón

El Ternasco es el producto más significativo de la comunidad de Aragón, preparado a la brasa, guisado o en horno de leña con el característico sabor que éste le aporta. Dentro de las carnes encontramos el jamón de Teruel con D.O.P., junto los melocotones de Calanda y el Aceite del Bajo Aragón son los tres productos que poseen denominación de origen protegida en Aragón.

En el valle del Ebro se produce la borraja, con infinitas propiedades y utilizada en el amplio repertorio de cocina aragonesa, sucede lo mismo con hortalizas como las espinacas, las acelgas y los cardos. Los tirabeques son una variedad del guisante que en España solo se produce y consume allí. A diferencia de otros guisantes los tirabeques también conocidos como bisaltos, se comen junto la vaina. Las legumbres son de gran uso en la cocina aragonesa, incluso en su particular cocido llamado recao de Binéfar en el que se usan alubias blancas. Además del antes mencionado ternasco, son las carnes de vacuno y cerdo, junto a otras de corral, las más empleadas en la cocina.

Los quesos de vaca y oveja abundan en la despensas aragonesas produciéndose en cada provincia diferente tipo de queso. A pesar de ser una ciudad de interior, en la cocina de Aragón encontramos recetas basadas en el bacalao y la trucha. Es muy famoso el congrio en la localidad de Calatayud. Entre los postres encontramos hojaldres y bizcochos, las frutas de Aragón o estupendas mermeladas que también pueden acompañar a cocinados salados.