Gastronomía de Andalucía

Guía gastronómica Andaluza

La cocina andaluza se reduce al aceite de oliva, al amplio recetario que posee y sobre todo a la mezcla de civilizaciones y culturas asentadas en la historia de esta comunidad: fenicios, iberos, visigodos, romanos, musulmanes, judío y cristianos. El cerdo es criado en extensos valles como en el Valle de los Pedroches o Huelva, dando formidables jamones y selectas chacinas.

La huerta en Andalucía es muy variada, desde los cultivos en invernadero de Almería donde se obtienen tomates raf, espárragos, pimientos, pepinos… Los cultivos tropicales se situan en Motril y Almuñecar recolectándose anualmente para todo el mundo aguacates, chirimoyas, mangos…Son destacadas también las habas que en Jaén se preparan fritas o en aceite. Es este último producto el más famoso mundialmente de Andalucía y cuatro las provincias que mayoritariamente lo producen: Jaén, Córdoba, Granada y Sevilla.

El mar surte a la mesa de pescados y mariscos, siendo famosas las costas de Huelva, Cádiz y Málaga. Andalucía posee una larga lista de menciones de calidad y denominaciones de origen de productos como: aceites, vinagres, jamones y vinos.

Nada más despertar en Andalucía hay que tomar fuerza con una tostada con aceite de oliva, zurrapa de lomo o con manteca colorá. A media mañana que mejor que un fino para abrir el estómago y hacer sitio para un guiso o puchero. Una peculiaridad es que muchos platos a pesar de ser originarios de una provincia, pueden ser degustados en otras con igualdad de sabor y calidad. Andalucía se convierte en la tierra del sol y del buen comer.