Cantabria encuentra en el mar su principal fuente gastronómica, de donde sale una larga lista de pescados y mariscos que en esta comunidad toman nombre propio (Véase lista en platos que deben degustarse). No es solo el mar el protagonista, pues Cantabria es una de las comunidades que más riqueza ofrece en su menú.

Los quesos, protegidos por tres denominaciones diferentes, se elaboran artesanalmente con leche de primera calidad. Las carnes destaca el jamón, el borono (tipo de morcilla), embutidos de caza, la ternera, el cabrito y el cordero. Los guisos toman un papel muy importante para combatir las bajas temperaturas, siendo el cocido montañés el mas destacado.

La anchoa del Cantábrico, que sigue el proceso de salazón heredado de emigrantes italianos, junto el bonito en conserva, son demandados por miles de paladares por todo el mundo gracias a su exquisito sabor. Cada población de esta tierra tiene algún producto o plato característico que le diferencia de las demás y que al visitante le enamorará con cada bocado.